Libera el stress con sólo una sesión de Acupuntura.

¿Es posible?

Ejemplo de tratamiento con acupuntura

Una única sesión de acupuntura para el estrés normaliza el cortisol en sangre.

Antes de seguir veamos qué es el cortisol y cómo actúa.

¿Qué es el cortisol y para qué sirve?

El cortisol sirve para ayudar al organismo a controlar el estrés, reducir la inflamación, contribuir para un buen funcionamiento del sistema inmune, ayudar en el metabolismo de las proteínas, grasas y carbohidratos, y mantener los niveles de azúcar en la sangre constantes, así como la presión arterial.  En resumen: Responder al estrés. … Regular el metabolismo, el proceso por el cual el cuerpo utiliza los alimentos y la energía.
Por esto, en caso de encontrase disminuido, produce varios efectos negativos en el cuerpo, como fatiga, pérdida del apetito y anemia.

Una sola sesión de acupuntura revierte a la normalidad los parámetros sanguíneos alterados por el estrés. Los efectos se mantienen durante al menos tres semanas o un mes, lo que demuestra científicamente la utilidad de la acupuntura para tratar uno de los males derivados del frenético ritmo de vida del Occidente actual.

El estrés no sólo es una sensación psicológica, sino que deja sus huellas en parámetros bioquímicos de la sangre. Por eso, un simple análisis podría atestiguar la eficacia de cualquier terapia antiestrés. Y así ha sucedido con la acupuntura, donde tras una única sesión se observó que los marcadores por excelencia del estrés en sangre, sobre todo el cortisol, se normalizaban en el plazo de tres días.

 

El estudio objetiva la sensación de “relajación y confort” en la que coincidían todos los pacientes después de una sesión de acupuntura.

Una sola sesión producía una mejoría tanto anímica (como demostraron los test y la sensación explicada por los pacientes) como bioquímica (observada a través de los parámetros sanguíneos). Los resultados se han publicado en las revistas Journal of Applied Biomedicine y, más recientemente, en American Journal of Chinese Medicine.

“Antes de la primera sesión de acupuntura se observaron alteraciones muy notorias en sangre. Pero en las 72 horas siguientes al tratamiento con acupuntura todos los parámetros estudiados tendían a normalizarse”.

Los análisis se repitieron al cabo de una semana y de un mes, y en ambos momentos la normalización de parámetros se mantenía.

Mejor en las mujeres

La acupuntura parecía ser especialmente beneficiosa para las mujeres pues, al comparar los resultados de los análisis por sexos, se vio “que respondían mejor ellas que los hombres”.

La acupuntura se sitúa así como terapia complementaria con base científica para tratar enfermedades de la sociedad actual.

Principalmente el stress.

El Masaje

Es una terapia manual destinada a mejorar el bienestar de la persona ya que su máximo objetivo es aumentar la producción de endorfinas en nuestro cuerpo.

El masaje es un método de valoración y tratamiento manual de aquellas partes del cuerpo humano que presentan alguna dolencia, o susceptibles de presentarla, con el objetivo de mejorar el dolor, reducir o eliminar tensiones musculares, mejorar la circulación sanguínea y linfática y conseguir un alivio del estrés, la ansiedad y las tensiones del día a día.

Relaja el cuerpo y la mente, promoviendo la respiración profunda y eliminando el sentimiento de ansiedad. Reduce y elimina dolores musculares, como nudos, tirones o contracturas. Fortalece la circulación sanguínea, aumentando así el aporte de oxígeno en los órganos y tejidos, mejorando así el sistema nervioso.

Los masajes terapéuticos no se enfocan solamente en el dolor muscular, sino que también pueden servir para mejorar las defensas, evitar el envejecimiento y hasta para tratar la depresión.

¿A quién no le gusta recibir un buen masaje descontracturante y relajante para dejar los problemas y los dolores de lado?

Realizar masajes regularmente es bueno para la salud

Existen un sin número de ocupaciones y situaciones diarias que nos afectan y además nos dejan indispuesto

Un día pesado en el trabajo,
El mal humor,
Un dolor de cabeza por una contractura que no te deja en paz.
Una lista de tareas pendientes interminable.
Cientos de correos electrónico.
Los quehaceres domésticos.
Los niños.

Todo ello puede desalentar hasta al más optimista del mundo. ¿Qué hacer en esos casos? Además de respirar profundo y contar hasta cien, una buena sesión de masajes no vendría para nada mal.

El estrés se caracteriza por diversos dolores y molestias, y las musculares están entre los primeros puestos.

Los masajes sirven para alejar este mal moderno, además de ofrecerle muchas más ventajas a tu organismo.

Ventajas de los masajes terapeúticos

Mejorar las defensas: estimulando el sistema inmune y evitando las infecciones.
Relajar los músculos: eliminando las contracturas musculares.
Desintoxicar el cuerpo: mejorando la circulación sanguínea.
Evitar el envejecimiento: nutriendo las células del cuerpo.
Liberar tensiones: soltando lo reprimido en el interior.
Alivia dolores: tonificando y relajando el sistema nervioso.
Aclarar la mente: ayudando a tener más claridad y tomar mejores decisiones
Mejorar el autoestima: estimulando la confianza y amor propio.
Tratar la depresión: equilibrando los neurotransmisores cerebrales.
Tonificar los músculos: manteniéndolos nutridos con una buena irrigación sanguínea.

No sólo por culpa del estrés es que nos duele la espalda, los hombros, el cuello, la cintura, etc. También puede deberse a una mala postura (estar todo el día frente al PC, por ejemplo), dormir mal, hacer algún esfuerzo, levantar peso, etc.

Los dolores musculares surgen como consecuencia de una tensión y además una mala circulación de la sangre por esa zona.

Gracias a los masajes se pueden aliviar estos problemas.
Esto sucede al estimular el flujo sanguíneo y también el oxígeno, para que ambos “viajen” por todo el organismo sin obstáculos.
Reducen los dolores corporales
En el caso de las mujeres, muchas experimentan grandes dolores los días previos a la menstruación. En conjunto, tanto hombres como mujeres pueden sufrir molestias abdominales en primera instancia y también en otras partes del cuerpo.

Estos pueden deberse a una mala alimentación, poco ejercicio, estar sentado muchas horas, beber poca agua, etc.
Los masajes actúan estimulando esas zonas doloridas y activando los nervios para enviar señales al cerebro, quién se encarga de bloquear el dolor.

Al realizar masajes se reducen el estrés
Se dijo anteriormente pero vale la pena repetirlo. El estrés es el mal que más dolores y trastornos trae a nuestra vida.

Los masajes sirven para olvidarse aunque sea por una hora (o lo que dure la sesión) de los problemas en el trabajo, con la familia, con la pareja, con las cuentas, etc.

Pero además, ayudan a liberar la presión que generan las obligaciones y pendientes en tu vida.
Relajan todos los sentidos, también permiten dormir mejor.
También ayudan a reducir los niveles de ansiedad y nervios que aquejan a miles de personas.

Mejoran el aspecto de la piel:

Esto se debe a que los masajes estimulan la circulación de la sangre por todo el cuerpo. Siendo aliados de cualquier tratamiento de belleza.

La piel se vuelve más suave, más firme y también más bonita.

Ideal para los que padecen acné, también manchas, arrugas, líneas de expresión, envejecimiento, etc.
La belleza y los masajes son “amigos inseparables”.

Realizar masajes quita los tan famosos “nudos”

Las malas posturas en el escritorio por ejemplo, son las que más generan estas contracturas que se conocen popularmente como “nudos”.

Los músculos responden a nuestros hábitos contrayéndose por largos períodos, lo que causa dolores, aglomeración de fibras musculares e inflamación.

No nos permite concentrarnos en lo que estamos haciendo y pueden limitarnos en nuestras actividades.

Terapias para el estrés y equilibrio de emociones.

¿Por qué todo nos afecta?

Nuestro estado anímico afecta directamente a nuestro estado físico, si a ello le sumamos el nivel de stress en el que vivimos en nuestro día a día podemos darnos cuenta el grado de afección que puede representar en nuestro organismo.

Por lo tanto, hay que entender cómo gestionar nuestras emociones.
Podemos identificar algunas emociones perjudiciales: la alegría desbordada, la ira, el miedo, la ansiedad, la melancolía, la tristeza y el autoritarismo. Con el tiempo, los extremos en estas emociones causan estragos en nuestro cuerpo.

Si la persona se empeña en reprimir las emociones, pueden surgir problemas de salud. Es posible que algunos órganos en particular comiencen a expresar ciertas consecuencias negativas:

Un exceso de ira daña el hígado.
Un exceso de miedo daña a los riñones y la vejiga.
Un exceso de alegría, la híperexcitación, daña el corazón y el intestino delgado.
Un exceso de tristeza daña los pulmones.
Un exceso de ansiedad perjudica el estómago, el bazo y el páncreas.
Un exceso de dominio y autoridad sobre las demás personas desequilibran el intestino grueso.

En cuanto al control de las emociones y
combatir el stress tenemos los mejores recursos para ayudarle a restablecer y dar equilibrio a nuestro organismo.

Ven y comprueba de primera mano nuestras terapias para el stress y equilibrio emocional.